Noemí Alas- Ciegos




La cancela del huerto estaba abierta iluminada por la luna,el jardín relucía y de lejos se oían unas voces lúgubres "gritos de lechuzas".
Más allá entre la niebla surgían siluetas,salmodiando un padrenuestro.Tenía el cielo transparencia de millones de estrellas el cielo era brillo bañado por la luna.Mas allá la bruma del lago se adueñaba de los canteros de violetas y pensamientos,de a poco iban llegando las figuras,llevando una espelma en las manos.Todos en unción de salmos, pero...¡Ciegos!,...sólo eran ciegos ¿porque las velas? Sus ojos blancos mirando sin ver,sus manos aferrándose a la vela,como si ella pudiera, trasportarlos. Cantaban con tristeza,un cántico de fe en que la luz volvería para iluminar sus ciegas vidas.No podían ver,porque de tanto mirar los errores de los otros,dejaron de ver la luz olían la fragancia de las flores, pero no podían verlas sentían la suave brisa que empezaba a despejar la niebla,el murmullo de las hojas acompasadas y casi musicales. Más ellos no podían verlo, sufrían horrores pero no podían distinguir cual fue su pecado.*Se acercaron mucho a la luz,celosos del amor y la luz era tan bella que quedaron ciegos* Ahora salmodiando,lloran sus tristes penas portan velas y claman al cielo_Pero siguen ciegos_

1 comentario:

Maria Rosa dijo...

Noemí: Tu texto es toda una alegoría: vivimos rodeados de ciegos y algunos son de los que no quieren ver. Creo que en estos casos ya no bastará salmodiar oraciones. Muy bello tu texto. Felicitaciones y una cariño grande
María rosa León