Diario-Antonieta Elías Manzieri



Releo tus viejas páginas amarillentas,
vuelve todo mi pasado...
Leo en voz alta, pero ¿para quién leo?
Sola en este cuarto abandonado.
Dentro de él encontré algunas cartas
olvidadas por el tiempo que se quedaron guardadas;
algunas mías que me fueron devueltas,
otras tuyas, que no fueron enviadas...

Allá fuera el silencio es mortal, la calle está desierta,
nadie pasa por la acera, no se oye nada,
sólo el campanario que me alerta
que son las tres de la madrugada...
Cada página un recuerdo;
cada recuerdo una añoranza.
Encontré hasta billetes, de los tiempos de niños,
cuando yo no conocía la maldad...
Veo así tus viejas páginas, pálidas,
me indago triste,ensimismada,
por qué tiene que ser así el alma de las personas;
cobrando tanto en pago de nada?

Te releo diario mío , y por cada página volcada,
mi pecho se queda oprimido, mi alma mortificada,
no por dolor ni por la tristeza guardada,
pero saber cuánto fui ilusionada y por él engañada.


5 comentarios:

julia del prado morales dijo...

muy bonito, sencillo, eso nos sucede, un gusto saludar a la poeta

Anónimo dijo...

Lili querida; es una alegría inmensa estar con mi poema en ese espacio maravilloso que dedicas a los que escriben, y a los simpatizantes de la poesía. Mis saludos a todos que están en la web con sus lindas inspiraciones, y a ti, querida amiga, por recibir a todos con tanto cariño.... Beso fraterno – Antonieta Elias Manzieri.

Anónimo dijo...

Estimada Julia del Prado Morales;Agradezco por leer mi poema y por tus palabras de cariño.Un beso en tu corazón – Antonieta Elias Manzieri.

Kellypocharaquel dijo...

Poema fuerte, real, muy reflexivo y de la vida cotidiana.
Gracias Antonieta por participarnos tu excelente trabajo junto a nuestra Lili,que con su magia siempre nos acaricia nuestro ser.
Besos grandes
Raquel

Angel Pablo Pinazo Astudillo dijo...

Mi querida Anny: Es cierto, las páginas de vida retratadas en un diario son el viaje más rápido hacia una experiencia vivida en el pasado, que cobra actualidad al momento de recordarlas.
Me gusta mucho lo que escribes,
Cariños.